viernes, 17 de junio de 2016

Educación Financiera




No todos partimos de la misma situación familiar al nacer. Es cierto que muchos no tenemos un respaldo económico detrás, una gran solvencia familiar que nos aporte seguridad. Es verdad que algunos apenas tienen posibilidad de elegir una educación, incluso hay personas que a duras penas mantienen una alimentación apropiada. Es una realidad también que la forma en que nuestros referentes familiares se desenvuelven con sus finanzas, incluso que su pensamiento financiero, económico o político, genera una semilla en cada uno de nosotros. Todo esto es verdad y contribuye a definir una forma de comportarnos con nuestras Finanzas Personales (así lo comentamos en la publicación de los Mi Patrón del Dinero)

Lo que también es cierto es que todos tenemos la capacidad de elegir si seguimos con los pasos aprendidos o decidimos cambiar el rumbo y personalizarlo. Como para casi todo en esta vida, es necesaria una actitud autocrítica y una mirada hacía dentro que, en primer lugar me sirva para conocerme, y en segundo para analizarme.

Llevo mucho tiempo trabajándome. Cierto es que por circunstancias de la vida, por mi interés por la psicología, por mi destacada personalidad social e interés por lo humano, fue un comienzo claro, lo sentí necesario. No hace falta ir a un terapeuta o psicólogo para trabajarte, muchas veces tan solo hacen falta papel y boli, y una capacidad especial de abstracción. Es decir, ser capaz de salirme de mi mismo, de mis pensamientos, de mis creencias, de mi educación y cultura, de mi realidad única, y verme desde fuera con la misma actitud crítica que en ocasiones miro al de enfrente. Este simple pero profundo ejercicio, me ayuda a reconocer qué formas de actuar y pensar son elegidas y cuáles me salen en automático, casi sin ningún tipo de intención por mi parte.

Escribo todo esto porque a raíz de la crisis mundial, muchos de los paradigmas con qué nos desenvolvemos han cambiado. Hay un importante grupo de población que tiene dificultades económico-financieras, ya sea de solvencia, de liquidez, de endeudamiento o de administración del dinero y productos financieros (me refiero aquí principalmente a productos bancarios y de seguros, comunes, no a complejidades de ingeniería financiera o de inversión).

Es más, todavía un porcentaje mayor de población ha contraído deuda mala. Necesito destacar que las dificultades financieras no se resuelven con dinero. Sin duda éste ayuda, pero lo que de verdad supone la solución definitiva es la educación financiera. Da igual el nivel de ingresos que tuviéramos, es indiferente el patrimonio que pudiéramos alcanzar, no importa el tipo de trabajo que tengas, que trabajes para ti o para otro, tampoco el puesto, ni la empresa. Si mi nivel de formación no es suficiente, me pasará como a muchos reciben la lotería y al cabo de un tiempo están igual o incluso peor que antes de recibirla. Seamos honestos, no son bichos raros, creo que si me tocase la lotería (en caso de echarla alguna vez claro está) mi vida cambiaría y tiendo a pensar que aprendería de finanzas de golpe todo lo que a día de hoy no se. Pero, también conviene ser realista, si no lo he aprendido hasta hoy, ¿qué me hace pensar que lo aprenderé cuando tenga la cuenta del Banco llena y esté entretenido con nuevas compras, viajes o aficiones? No está bien pretender engañar al de enfrente, pero está mucho peor querer engañarme a mi mismo.

Una de las dificultades más importantes en sesiones de coaching financiero es poner conciencia. El consumo compulsivo genera que muchas personas alcancen unos niveles importantes de endeudamiento que les dificultan el crecimiento. Otras veces es resultado de mi mala capacidad de gestión o de mi carente conocimiento financiero básico. Por que por mucha pereza o desinterés que me causen la economía, las finanzas o los números, desde el momento que necesito unos ingresos para poder vivir y tengo unas necesidades que atender, puedo y debo aprender a desenvolverme en finanzas. Es una cuestión de responsabilidad.

Para todos aquellos que tengan interés, muchas de estas dificultades se resuelven en nuestros diferentes cursos de finanzas. Los más destacados, Finanzas Personales Básicas y Finanzas para no Financieros. También se puede aprender jugando, hay muchos juegos en el mercado que pueden ayudarnos a profundizar sobre finanzas. 

Como siempre cualquier comentario será bienvenido, y agradecido. Y si crees que la reflexión le puede ser úttil a alguien más, comparte. Gracias. 

Foto: hasbro.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar.