jueves, 30 de junio de 2016

Eliminando Deudas (I)


Seguro que conoces a mucha gente que vive por encima de sus posibilidades. No siempre es fácil reconocerlos porque no suelen mostrarlo con facilidad, en ocasiones ellos mismos no lo saben.

Hay personas que aceptan cualquier tipo de financiación simplemente porque se la ofrecen. Algunas incluso entienden que si expertos en la materia (así es como algunos consideran a la gente del banco o de las financieras) se las conceden es porque podrán pagarlas. 

Pues bien, hay un denominador común en todos los casos: antes o después si no cambian el chip acaban llegando al límite y viviendo una situación económica difícil. 

Esta publicación va dirigida a todos aquellos que están en esa situación, que se reconocen pudiendo estar, que piensan en conocidos con esta actitud financiera o que, simplemente, no quieren imaginarse viviéndolo y prefieren aprender a limpiar las deudas. Porque como en la foto, el cepo de las deudas puede llegar a ahogarnos...

Puedes estar tranquilo porque tenemos varias opciones, hay formas ordenadas de quitárselas, eso si, requiere mucha conciencia y algún esfuerzo por tu parte.

Necesitamos cumplir unos requisitos:
   -Tienes ingresos periódicos más o menos definidos.
   -Aceptas que has llegado a esta situación sin darte cuenta pero te comprometes a ponerle remedio para salir.
   -Tienes elaborado un presupuesto mensual al que te vas a ajustar todo lo posible, apretando un poco el cinturón para conseguir un sobrante todos los meses.


PRIMER MÉTODO: POR CUOTAS. 

Este sistema va a depender de las cuotas que pagas por los préstamos que tienes en vigor. Se trata de coger aquellas deudas cuya cuota es menor y destinar el sobrante mensual para ir disminuyendo su cuota. Lo vemos mejor con un ejemplo:

Supuesto: Hemos ajustado nuestro presupuesto familiar de cada mes y vamos a conseguir que 50 euros sirvan para agilizar la devolución de las deudas. 

Tabla 1
DESTINO PRESTAMO CAPITAL PENDIENTE CUOTA
HIPOTECA 200.000 € 750 €
PRESTAMO COCHE 10.000 € 200 €
TARJETA CREDITO 3.000 € 50 €
ORDENADOR 450 € 45 €
TELEVISIÓN 300 € 30 €
VACACIONES 850 € 120 €


Según este sistema, nos centramos en cancelar en primer lugar el préstamo de la televisión por ser el que tiene la cuota más baja (30 euros/mes). Vamos acumulando los 50 euros mensuales de apretarnos el cinturón, al finalizar el cuarto mes mes tendríamos 200 euros guardados y un saldo pendiente de préstamo de unos 180 euros.


Tabla 2
TV (meses) Pendiente antes Cuota Pendiente después Acumulados
1 300 30 270 50
2 270 30 240 100
3 240 30 210 150
4 210 30 180 200
5 180 30 150
6 150 30 120
7 120 30 90
8 90 30 60
9 60 30 30
10 30 30 0

(* Los más avanzados bien sabréis que el cuadro no es del todo correcto por no tener en cuenta los intereses. Soy consciente, he decidido omitirlos en un intento de simplificar. En estas cuantías la diferencia es pequeña).


En la Tabla de arriba vemos como tras cuatro meses acumulando 50 euros podríamos cancelar anticipadamente el préstamo de la tele. A partir del quinto mes este préstamo deja de existir, nos hemos ahorrado los intereses de 5 meses. Además, hemos conseguido tener disponibles 30 euros más al mes y los podremos usar para acelerar la devolución de la próxima deuda.

Algunos me diréis que cancelar un préstamo anticipadamente tiene unos gastos. Es cierto, pero habitualmente es más barato pagar la penalización por cancelación anticipada que seguir pagando intereses hasta el final. De hecho, hemos de pensar en nuestras finanzas como algo global e ir suprimiendo préstamos progresivamente nos hace disminuir los intereses globales.



El siguiente préstamo por cuota es el del ordenador (45 euros al mes -ver Tabla 1-). Ahora la tabla es la siguiente:

Tabla 3
ORDENADOR (meses) Pendiente antes Cuota Pendiente después Acumulados
1 450 45 405 80 (50+30)
2 405 45 360 160
3 360 45 315 240
4 315 45 270 320
5 270 45 225
6 225 45 180
7 180 45 135
8 135 45 90
9 90 45 45
10 45 45 0


Como ya hemos terminado de pagar la tele, tenemos para pagar el ordenador los 45 euros de su cuota más los 30 euros de la cuota que usábamos para la TV, más los 50 euros que estamos guardando todos los meses. Llegados a este punto, la aceleración se fortalece: ya no guardamos solo 50 euros mensuales (Acumulados Tabla 2), sino 80 (Acumulados Tabla 3). En esta ocasión el préstamo lo podré cancelar al cuarto mes porque el importe acumulado ya supera la deuda pendiente. Acabo de ahorrarme 6 meses de intereses. 



La siguiente cuota por importe es la que corresponde a la tarjeta de crédito. Según este método es la siguiente deuda que tenemos que cancelar. No obstante, las tarjetas tienen una peculiaridad importante que las diferencia de los préstamos y es que según el uso mensual que hagamos de ella es posible que sus importes, tanto de la deuda pendiente, como de la cuota, varíen. Por ello, haré una publicación diferente otro día para para explicar bien las tarjetas y en este supuesto nos la vamos a saltar. Ponemos foco entonces en el siguiente préstamo, las vacaciones, cuya cuota es de 120  euros al mes. 

Tabla 4
VACACIONES (meses) Pendiente antes Cuota Pendiente después Acumulados
1 850 120 730 125 (50+30+45)
2 730 120 610 250
3 610 120 490 375
4 490 120 370 500
5 370 120 250
6 250 120 130
7 130 120 10
8 10 10 0

La forma de trabajar es la misma que con los dos préstamos anteriores, la diferencia es que a medida que cancelamos, utilizamos la cuantía que sobra para acelerar el préstamos siguiente. Eso siempre que no la gastemos, así tendrá un efecto multiplicador importante en nuestra economía doméstica.

En este caso vamos acumulando 125 euros mensuales: 50€ de apretarnos el cinturón (llegado este punto seguro que ya nos hemos acostumbrado a nuestro nuevo nivel de ingresos), 30€ del antiguo préstamo de la televisión y 40 euros del préstamo del ordenador.

En el cuarto mes (Tabla 4) hemos alcanzado el importe de la deuda y podemos cancelar el préstamo sobrando una buena cuantía que podríamos utilizar para festejarlo (que no es la idea pero estaría bien merecido ;-) o para el siguiente préstamo. 


No voy a llegar hasta el final porque la sistemática es sencilla y seguro que ha quedado clara. Seguirías después con el préstamo del coche y por último con la hipoteca, cuidándonos muy mucho de firmar nuevos préstamos. 

El próximo día explicaré otro método que, personalmente, me gusta más que este. 

¿Tienes alguna duda? ¿Qué te parece este método?






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar.