jueves, 7 de julio de 2016

Eliminando Deudas (II)





Seguimos hablando de los métodos para la eliminar deudas. Comenzamos explicando el Método por Cuotas y lo consideramos un poco rudimentario por no tener en cuenta los tipos de interés. 

Hoy explicamos otra forma de hacerlo. 


SEGUNDO MÉTODO: POR TIPO DE INTERÉS.

Este sistema se basa realizar una devolución acelerada empezando por aquellos préstamos con mayor tipo de interés. A medida canceles los préstamos más caros, evitarás el pago de intereses lo que, en el tiempo, consigue la cancelación de una forma aún más rápida.

Si tomamos el mismo ejemplo habiendo decidido apretarnos el cinturón en la misma cuantía (50€ al mes), los datos son los siguientes:


Tabla 1
TIPO CAPITAL PENDIENTE CUOTA TIPO INTERÉS
HIPOTECA 200.000 € 750 € 1%
PRÉSTAMO COCHE 10.000 € 200 € 6%
TARJETA CRÉDITO 3.000 € 50 € 24%
ORDENADOR 450 € 45 € 9%
TELEVISIÓN 300 € 30 € 8,50%
VACACIONES 850 € 120 € 10%


Es habitual que el tipo de interés más elevado sea el de las tarjetas de crédito. En España, suelen tener un tipo del 2% mensual, lo que equivale a un 24% anual. Dada la peculiaridad de las tarjetas que comentábamos en el anterior post, para este trabajo no lo vamos a tener en cuenta (habrá una publicación especial para tarjetas de crédito) y tomaremos el préstamo de las vacaciones como el más caro. 

Dicho esto, la sistemática es la misma, apartamos 50 euros mensuales hasta conseguir la cuantía suficiente para cancelar el préstamo. 

Tabla 2
VACACIONES (meses) Pendiente antes Cuota Pendiente después Acumulados
1 850 120 730 50
2 730 120 610 100
3 610 120 490 150
4 490 120 370 200
5 370 120 250 250
6 250 120 130
7 130 120 10
8 10 10 0

(* Nuevamente el cuadro no es del todo correcto por no tener en cuenta los intereses en el préstamo y las cuotas. Soy consciente, he decidido omitirlos en un intento de simplificar).

En esta ocasión necesitamos 5 meses para acumular el importe suficiente (esta vez coinciden)) para la cancelación del préstamo. Por lo que para el mes 6 estaríamos pagando una cuota menos.

El siguiente préstamo a cancelar sería el del ordenador. Ahora observamos como habernos quitado el préstamo más caro y de mayor cuota, nos permite de una manera muy significativa cancelar pronto el siguiente préstamo. Lo vemos en el cuadro siguiente:

Tabla 3
ORDENADOR (meses) Pendiente antes Cuota Pendiente después Acumulados
1 450 45 405 170 (50+120)
2 405 45 360 340
3 360 45 315 510
4 315 45 270
5 270 45 225
6 225 45 180
7 180 45 135
8 135 45 90
9 90 45 45
10 45 45 0




Por muy poco (20 euros) no podemos cancelar el préstamo al segundo mes, tendremos que esperar al tercero para poderlo cancelar con un importante sobrante (510-315=195) que nos permitiría festejarlo (aunque no es la idea) o acelerar la cancelación del siguiente. 

Después de este hemos de poner foco en el préstamo de la televisión. En este caso y coincidiendo con que el importe es pequeño, casi con el sobrante de cancelar el préstamo anterior podríamos quitárnoslo. no obstante, vamos a imginar que no sobra nada y que por tanto hemos de acumular:


Tabla 5
TV (meses) Pendiente antes Cuota Pendiente después Acumulados
1 300 30 270 215 (50+120+45)
2 270 30 240 430
3 240 30 210
4 210 30 180
5 180 30 150
6 150 30 120
7 120 30 90
8 90 30 60
9 60 30 30
10 30 30 0

En dos únicos meses hemos acumulado la cuantía suficiente para suprimir este préstamo. Haber cancelado los otros dos antes hacen que la cuantía que se acumula cada mes sea superior. 

Con este método, en menos de un año hemos conseguido cancelar los tres préstamos pequeños. Esto nos supone un ahorro en las cuotas mensuales de 195 euros mensuales (120+45+30) a los que si sumamos los 50 que nos hemos acostumbrado a ahorrar cada mes llega a un importe de 245 euros. 

Esta cantidad nos permitirá cancelar de una forma muy ágil el préstamo del coche, lo que a su vez  una vez cancelado permitirá tener 200 euros más al mes a nuestra disposición. 

Este tipo de ejercicios son una herramienta muy potente:

     1.- En primer lugar requiere que elaboremos un presupuesto con cierta austeridad. Necesitamos que una cuantía mensual se destine a cancelar los préstamos anticipadamente. 
     2.- Adquirimos un compromiso familiar de ceñirnos a ese presupuesto con la intención de acomodarnos tras un periodo de tiempo con menos cuotas mensuales. 
     3.- Nos sirve para ajustar nuestro nivel de vida a nuestros ingresos reales teniendo en cuenta partidas importantes como podría ser la del ahorro (te recomiendo leer la publicación de Tres Tipos de Hucha).
     4.- Nos empuja a tomar conciencia de nuestro dinero, de nuestros hábitos de consumo y, ¿por qué no? A la satisfacción que me reporta aquello que adquiero a plazos cuando tardo tiempo en devolverlo.


Para que nos hagamos a la idea, una diferencia de un punto (1%) de interés en un préstamo de 10.000 euros a 5 años es de unos 300 euros, aproximadamente 5 euros mensuales. Visto de otra forma, una diferencia de 1.000 euros en ese mismo préstamo nos supone casi 20 euros más al mes, unos 200 euros más de intereses en toda la vida del préstamo (calculado al 7%). Es decir, si en un préstamo de 10.000 euros nos quitamos 10 cuotas, nos estamos ahorrando aproximadamente 50 euros de intereses. Si calculamos esto mismo con varios préstamos y diferentes importes, tipos de interés y plazos, la cuantía que nos ahorramos puede ser significativa. Y, sinceramente, cuando uno valora el sueldo neto que cobra por cada hora real de trabajo suele llevarse una buena sorpresa. 

Quiero destacar que ningún método es mejor que el otro. Es verdad que este es más completo que el anterior, pero muchas veces el efecto que hace quitarse los préstamos que tienen una cuota mayor aunque su tipo de interés sea más bajo puede compensar para acelerar después la cancelación de los siguientes. 

Para terminar este hilo de publicaciones quiero decir que endeudarse no está mal, lo fundamental sería no adquirir deuda mala. Es decir,  aquella que no es productiva, que no nos ayuda a generar ingresos y que suele ser fruto de nuestros impulsos consumistas que habitualmente nos aportan una satisfacción pequeña o corta en el tiempo en comparación al tiempo que tardamos en devolverla. 

En las sesiones individuales realizamos análisis detallados de la situación particular y tras elaborar en detalle el presupuesto familiar elegimos la mejor forma de eliminar las deudas. 

Como siempre, me encantará leeros en los comentarios.

Hasta pronto!





3 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Muchas gracias por tu lectura y comentario.

      En la práctica es muy útil y facilita una nueva gestión de nuestras finanzas personales, primero eliminando lastre y segundo tomando más compromiso.

      Espero que el resto de publicaciones te sean igual de interesantes.

      Saludos,

      Javier.

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Gracias por comentar.